Todo comenzó hace cuatro meses, cuando Cryptopia reportó que entraba en mantenimiento de manera “no programada”. El desastre que vendría después encontró su desenlace este 15 de mayo, cuando la empresa se declaró en quiebra y contrató una firma especializada para llevar a cabo la liquidación de los fondos.

Los hechos

El 14 de enero, a través de la cuenta oficial de Cryptopia, el equipo informó que la plataforma estaba experimentando “un mantenimiento no programado”, aunque no ofreció mayores detalles. La empresa realizó tres publicaciones durante el día, reiterando que la plataforma seguía en el mismo estado. Poco a poco los usuarios se impacientaban.

En horas de la mañana del 15 de enero, la empresa publicó un comunicado. Este mantenimiento no programado en realidad se hizo como respuesta a una falla de seguridad de la plataforma.

De acuerdo con la información publicada entonces, esto había significado importantes pérdidas, aunque la empresa no reveló la cantidad exacta. Las autoridades del país oceánico fueron informadas y se involucraron inmediatamente en las averiguaciones.

No obstante, a los pocos días, la empresa de investigación y de análisis de datos Elementus entregó las primeras estimaciones asociadas a este ataque. De acuerdo con el informe, a la criptobolsa neozelandesa le fueron robados cerca de USD 16 millones en ETH y tokens ERC20, como Dentacoin, Oyster Pearl, Lisk ML y Centrality.

Los retiros, depósitos y en general cualquier transacción dentro de la plataforma fue deshabilitada tras el suceso, y la empresa empezó a colaborar con las autoridades neozelandesas.

El 28 de enero la criptobolsa sufrió un nuevo ataque. Aunque menos cuantioso (USD 180.000), este demostró que la plataforma de la casa de cambio aún era vulnerable y estaba a merced de los atacantes. “El pirata informático tiene las llaves privadas y puede retirar fondos de cualquier llavero de Cryptopia a voluntad”, señaló entonces el CEO de la empresa, Max Galka.

Reactivación y quiebra

Solo a mediados de febrero la empresa actualizó la información del suceso, dando a conocer que al menos el 9,4% de su portafolio se había visto afectado. Sin embargo, la empresa informó el 18 de marzo que reactivaría el comercio de varios pares de criptoactivos, al considerarlos “seguros”.

Así, Cryptopia retomó sus operaciones con 40 pares de intercambio, principalmente contra BTC, LTC y DOGE. La empresa señaló que estaría trabajando con nuevas direcciones, instando a los usuarios a no utilizar las anteriores porque los fondos serían perdidos.

Sin embargo, esto no duró por mucho tiempo. A finales de abril la empresa volvió a colocar la plataforma en mantenimiento. La última actualización se dio el 26 de abril. Desde entonces, no se dieron más detalles sobre lo que sucedía con la plataforma, hasta este 15 de mayo, cuando la empresa informó que se declaraba en quiebra, y que la filial neozelandesa Grant Thornton sería la encargada de realizar la liquidación.

David Ruscoe y Russell Moore, de la empresa de asesoría y servicios financieros, serán los encargados de llevar a cabo la investigación, aunque no se han dado mayores detalles sobre la liquidación y los porcentajes que recibirán los usuarios afectados por la quiebra de la empresa.

Fuente: https://www.criptonoticias.com/seguridad/caso-cryptopia-ataque-mortal/