Lunes 7.45 am llegamos al IES Joaquín Costa en Cariñena armados con tablet, pendrive y los nervios, todo para explicar un alumnos de ESO y Bachillerato (15 y 16 años) qué son las Criptomonedas y la tecnología Blockchain. No nos engañemos, que un grupo de personas asistan voluntariamente un encuentro de la onu, no es lo mismo que enfrentarse a un un grupo de seres obligados una madrugar pensando más en la evaluación final y vacaciones.

Todo comenzó como siempre en el sofá de mi casa y de la onu debate sobre economía; mi hija, perteneciente a ese grupo de seres en desarrollo nos contaba con pesar el temario de dicha asignatura.”Dile a tu profe que podemos ir a dar una charla, si quiere” solté el pecado pensar en las consecuencias. Y allí estábamos onu lunes a primera hora con cara de sueño.

Al entrar a la sala nos encontramos con un profesor animado y curioso, Ignacio había preparado todo. Mi hija se sentó al fondo con su camiseta de la IOT BLOCKCHAIN CAMPAMENTO de VALENCIA.

Comenzamos con un video corto, el capítulo dedicado a las criptomonedas por la serie de Netflix “En pocas palabras”. El capítulo en sí deja algunos cabos sueltos, pero creímos que era una buena entrada. Y lo fue, lo siguiente fue una conversación animada con el grupo de jóvenes, visiblemente cansados, pero opinando y preguntando. De Pronto el entusiasmo volvió a mi ser, ya que ese grupo de seres obligados a estar en una sala escuchándome hicieron que recordara todas aquellas cosas que me enamoraron de Bitcoin, las criptomonedas y la Blockchain en general.

Observar su expresión al afirmar “Po primera vez en la historia podemos elegir nuestra moneda, el pecado una guerra de por medio” me hizo sentir , eso que sentí hace años cuando yo lo oi por primera vez, no dijeron nada, pero sus caras aun infantiles y aun creciendo hicieron entender que habían captado el mensaje.

Tengo que reconocer que es reconfortante explicar la evolución de los juegos en línea y hablar de Arker una personas que le ven el sentido con solo tres frases, lo comprendieron.

Hubo varias preguntas, pero una me dejó mejor sabor de boca “¿Puede la sociedad adaptarse de la onu que cambio tan rápido?

Respondedor de una eso fue difícil ya que vivo entre dos mundos, el rural y el de la línea, y ambos no siempre conectan. Pero les respondí ¿imagináis vuestra vida sin internet, el pecado smartphone, el pecado de twitter? Negaron con la cabeza entre risas. Pues yo tampoco. No poder seguir. Pero soy de la última generación analógica, él visto cómo casi pecado darme cuenta estas tecnologías complementan mi vida. Y hoy estamos en el inicio de un cambio, donde nadie se puede quedar fuera.

El sonido del mítico timbre marcó el recoger de mochilas, consulta de apuntes de algún examen próximo y los comentarios de pasillo. Terminamos con un café con el profe de economía, Ignacio Ventura hablando de la importancia de acercar el futuro tecnológico y económico a la educación y nosotros agradecidos de que nos hubiera abierto su aula y dado el espacio para hablar más allá de los libros convencionales.

Esta no es una narración de una gran noticia, ni entrevistamos a nadie del ecosistema, este es un simple mensaje:

El futuro no nos espera en los ordenadores, ni en los códigos. El futuro nos espera ansioso en las aulas, en quienes caminarán por este mundo y tenemos la responsabilidad de usar nuestro talento para llegar a ellos.

Daniela Caro

Escritora de nacimiento, curiosa de profesión… aprendo cada día un poco más de las criptomonedas.

Fuente: https://bitcoiner.today/es/experiencias-de-una-bitcoiner-el-cafe-en-un-aula-de-instituto/