El ataque de 51% es un tipo de vulnerabilidad que es posible ejecutar sobre la red de una criptomoneda minable, como Bitcoin. Es decir, solo los criptoativos que usan el protocolo de consenso conocido como Prueba de Trabajo (PoW por sus siglas en inglés), podrían ser vulnerables a este tipo de ataque.

Se produce cuando el atacante o grupo de atacantes logra acumular más poder computacional (hashrate) en la red que el resto de los participantes combinados. Esta superioridad le permitirá manipular o alterar la cadena de bloques del criptoactivo en su beneficio.

Para comprender como opera un ataque de 51% es preciso tener claro que las redes basadas en el protocolo PoW, funcionan gracias a que existen múltiples participantes (nodos mineros) que confirman la información en la cadena bloques. Cada uno de estos mineros, distribuidos por todo el mundo, está en capacidad de actualizar la cadena agregando un bloque nuevo.

No obstante, los mineros primero deben competir entre sí y ganar el derecho a que su versión del nuevo bloque sea confirmada por la mayoría de los participantes. Según las reglas del protocolo, los mineros deben seguir la cadena de bloques que acumule mayor cantidad de pruebas de trabajo, generalmente la cadena más larga.

La vulnerabilidad de este proceso surge frente la posibilidad de que un atacante logre controlar la mayoría (más de 50%) del poder de procesamiento de una red, ya que estaría en capacidad de confirmar sus propios bloques y generar la cadena más larga.

Cabe destacar que las redes con bajo poder de procesamiento o no dominantes son más propensas este tipo de ataques. Acumular 51% del hashrate de una criptomoneda como Bitcoin, por ejemplo, implicaría una inversión gigantesca en la adquisición o renta de equipos especializados, por lo que el ataque perdería sentido.

Consecuencias

Un ataque de 51% permitiría al atacante realizar diversas acciones para vulnerar la cadena de bloques de un criptoactivo. Explicaremos algunas de ellas.

Censurar transacciones: El atacante podría negarse a incluir determinadas transacciones en los nuevos bloques. Como acumula el mayor poder de procesamiento, podrá confirmar sus bloques, con transacciones censuradas, más rápido que otros participantes de la red.

Revertir transacciones y producir un doble gasto: Es una de las principales motivaciones de los atacantes para realizar ataques de 51%. El atacante podría usar sus criptoactivos para generar una transacción de gasto válida y luego crear una cadena de bloques nueva, más larga, donde dicho gasto nunca existió. Así recupera sus criptoactivos y puede gastarlos por segunda vez.

Impedir que otros mineros agreguen bloques a la cadena: El atacante podría validar únicamente los bloques generados por él. De esta manera se quedaría con todas las recompensas de bloque.

El ataque de 51% es el más conocido y el que ha recibido más atención de los medios especializados. Pero hay otros vectores de ataques, menos conocidos y menos frecuentes como la Denegación Distribuida de Servicio (DDOS), el ataque tipo Sybil y Self Mining, entre otros.

Imagen destacada por Oleksii / stock.adobe.com

Fuente: https://www.criptonoticias.com/criptonovatos/que-es-ataque-de-51pc/